¡Bienvenidos a Huggies Latinoamérica!

Las várices despues del embarazo

Algunas desaparecen después del parto, pero otras permanecen a la vista. Cuáles son las opciones y el mejor momento para tratar las várices que quedaron después del embarazo.
comparte
Las várices despues del embarazo

Nada es para siempre


Es un mito creer que el tratamiento contra las várices es más efectivo si se realiza luego de haber superado todos los embarazos. La realidad es que, debido a la predisposición hereditaria , es posible que aparezcan nuevas várices. Esto significa que el tratamiento indicado se enfocará en las várices que ya existen, pero no evitará que se produzcan de nuevo, por ejemplo, en el próximo embarazo. Por esta razón es importante tener en cuenta algunas recomendaciones para prevenir las várices en embarazo.

 

 

 

La lactancia, el tratamiento más natural


Durante el periodo de lactancia, el organismo se reacomoda y genera oxitocina. Esta hormona se encarga de producir el reflejo de bajada de la leche para amamantar a tu bebé. Además, ayuda a contraer el útero para que vuelva a su estado normal. Esta propiedad también repercute en las venas, cerrándolas, porque actúa como vasoconstrictora. Incluso algunas que estaban muy dilatadas durante el embarazo, pero que no llegaron a lesionarse en las paredes, pueden volver a su posición inicial. Por esta razón algunas várices mejoran después del parto.

 

Las várices despues del embarazo

 

Lo último en tratamientos contra las várices

Para iniciar un tratamiento contra las várices, se recomienda esperar a que:

 

 

  • Finalice el período de lactancia.
  • El ciclo menstrual esté normalizado.


 

Con el perfil hormonal estabilizado y según el tipo de várices, el especialista indicará la mejor opción de tratamiento y la cantidad de sesiones que se implementarán. El objetivo será mejorar la apariencia física de las piernas y aliviar los síntomas o molestias que causan la presencia de várices. Las técnicas que utilizará el profesional interviniente pueden ser algunas de las siguientes:

 

 

  • Quirúrgica
  • Escleroterapia
  • Laserterapia
  • Combinación de láser con escleroterapia


 

El tratamiento con láser consiste en la aplicación de una luz que atraviesa la piel. El blanco donde se concentra esa luz es la hemoglobina, que se encuentra dentro de las paredes venosas y actúa como coagulante de las proteínas de la red vascular.

 

La escleroterapia, en cambio, es la aplicación de inyecciones de medicación con una técnica de microespuma que lesiona la pared del vaso, lo que provoca su cierre. Luego de las sesiones, se indica el uso de unas vendas elásticas para poner en reposo la pared de las venas, lo que causa una menor inflamación. Estos tratamientos no causan dolor y son ambulatorios.

 

 

comparte


0 comentarios de esta nota