¡Bienvenidos a Huggies Latinoamérica!

Consejos para el cuidado de los pechos durante la lactancia

Durante la lactancia es muy importante cuidar los pechos para que no se lastimen y para que estén saludables una vez que ya no amamanten más a tu bebé.
comparte
Consejos para el cuidado de los pechos durante la lactancia

Es muy importante controlar que tu bebé se prenda bien, agarrando con su boca gran parte de la areola.

Higiene


La higiene de los pechos es vital. Se pueden lavar antes y después de darle el pecho a tu bebé, con una gasita sumergida en agua fría o tibia, previamente hervida o con agua mineralizada.



Protección


Se recomienda utilizar una crema de caléndula, que por ser atóxica puede ser colocada sobre los pezones sin necesidad de quitarla al momento de amamantar. La mayoría de los profesionales, sin embargo, recomienda lubricar los pezones con la propia leche.

Es muy importante que evites todo tipo de sustancias que puedan irritar y secar la piel, como el alcohol y la colonia. También es conveniente mantener los pechos lo más secos posible. En caso de producirse pérdidas de leche pueden usar protectores mamarios, cambiándolos cada vez que sea necesario.

El mejor tratamiento para los pechos es natural y gratuito: exponerlos al sol un rato cada día los mantendrá secos y aireados, fortaleciéndolos notablemente.



Prendida


La causa más probable de lastimaduras en el pecho es la incorrecta succión del bebé. Es muy importante controlar que tu bebé se prenda bien, agarrando con su boca gran parte de la areola. Si ya tienes un pezón lastimado, lubrícalo con tu propia leche y déjalo secarse al aire. Además, comienza el amamantamiento ofreciéndole al bebé el otro pecho primero, de esa manera ya estará más lleno cuando pases al lastimado.

Consejos para el cuidado de los pechos durante la lactancia

Durante la lactancia es muy importante cuidar los pechos para que no se lastimen y para que estén saludables una vez que ya no amamanten más a tu bebé.

 



Sostenes


El uso de un buen sostén es vital para cuidar tus pechos durante la lactancia. Debido al crecimiento de tus glándulas mamarias debes usar tallas mayores a los que usabas habitualmente para que no compriman tus pechos. Se recomiendan las tiras anchas, que ofrecen un buen soporte sin irritar la parte de los hombros. No es recomendable utilizar aros metálicos o push ups; en cambio, se sugieren sostenes con un refuerzo de doble tela en la parte inferior para lograr un buen apoyo.



Ejercicios


Para que tus pechos se mantengan en su lugar y puedas combatir la flacidez de los tejidos mamarios luego de la lactancia, hay pequeños ejercicios que te van a ayudar.

Uno de los ejercicios se realiza elevando tus hombros hacia tus orejas por un minuto y repitiendo el movimiento. Otro ejercicio muy efectivo es el llamado “el movimiento del cascanueces”. Para hacerlo tienes que estar derecha y juntar las yemas de tus dedos a la altura de pecho, y luego ejercer presión apretando las yemas de una mano con la otra. Unas pocas repeticiones diarias de cada actividad te ayudarán a mantener la tonicidad muscular de tu pecho.

 

 

comparte


0 comentarios de esta nota